Print
Parent Category: Budismo Indien
Category: Textos de Nagaruna en español
Hits: 1512

 

Incluso en el caso de que no existiera la retribución kármica en las vidas futuras, aunque ello no fuera denunciado por la gente buena, y uno no fuera odiado por los enemigos, aún en esa situación, uno nunca debería de tomar deliberadamente la vida de otro ser.
¿Por qué? Esto es algo que no debiera de ser hecho por aquellos que son buenos. Y mucho menos siendo conocedor de que tanto en esta vida como en la siguiente, uno se encontrará con el resultado surgido en retribución de los agravios hechos por uno, daños causados sin sentido alguno, y alentados por el deseo de hacer mal.
Además, el matar es el mayor de los agravios. ¿Por qué? Cuando una persona se encuentra en una situación en la que peligra su vida, no prestará atención ni al mayor de los tesoros. En esa circunstancia, el ser capaz de sobrevivir es realmente lo único importante.
Esto es ilustrado con el ejemplo del mercader que fue al mar buscando el reunir joyas. Cuando el ya venía de vuelta con un gran cargamento de joyas que había reunido en el distante océano, su barco de forma súbita naufragó, y todas sus joyas preciosas se perdieron. Y no obstante él estaba exultante, lleno de alegría. Juntado sus manos hacia lo alto, exclamaba: “¡He estado a punto de perder una gran joya!”
Todos veían esto extraño, y dijeron: “Has perdido todas tus valiosas posesiones, y te has librado sin que te queden ni siquiera ropas sobre tus espaldas, ¿Cómo puedes exclamar lleno de alegría “¡He estado a punto de perder una gran joya!”
El replicó diciendo: “De entre todas las joyas, la vida de la persona es la más preciosa. La gente busca la riqueza para comodidad de sus vidas. No busca vivir para acumular riqueza.”
Es precisamente por esta razón por la que el Buda, entre las diez acciones no virtuosas , situó en primer lugar, como el acto más grave, a la acción de quitar la vida. También es el primero de los cinco votos de la liberación individual . Incluso aunque una persona cultive todas las acciones generadoras de mérito, si no abandona el matar, no hay nada que haya ganado con ello. ¿Por qué? Aunque uno pueda nacer en un lugar lleno de bendiciones, y a la vez sea poseedor de una gran fuerza y haya nacido en una poderosa familia de la aristocracia, si como consecuencia de la retribución de la acción de matar, su vida va a ser corta, ¿Quién sería capaz de vivir experimentado gozo?
Por estas razones, uno ha de saber que de entre todos los agravios, el más grave es el quitar la vida; de entre todos los méritos, el superior es abandonar el quitar la vida a los demás. En el mundo, la principal ocupación de uno es la de preservar su propia vida. ¿Cómo podemos saber esto? En el mundo, todas las personas estarían de acuerdo en soportar cualquier castigo corporal que suponga crueldad, incluyendo el ser golpeado y azotado, a condición de salvar su vida.